Inicio Opinión Opinión: El último adiós a Pablo Neruda (1904-1973)

Opinión: El último adiós a Pablo Neruda (1904-1973)

Compartir
Pablo Toledo Aceituno

Neftalí Reyes, sin lugar a duda uno de los escritores más importante del siglo XX, ya que su legado trasciende la esfera literaria y se transforma en un aporte significativo transversal para el campo cultural, social y político de esta nación.
En el año 1918, a los 14 años de edad, inició sus publicaciones en la revista “Corre Vuela”, con sus primeros poemas “Mis ojos” y “Primavera”, actividad que no fue bien apreciada por su padre y para evitar preocupaciones familiares en el año 1920 adoptó el seudónimo de Pablo Neruda.
En el año 1921, se trasladó a la ciudad de Santiago, para estudiar Pedagogía en Francés en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, este ambiente universitario le permitió conocer otros poetas con quienes formó la generación literaria del 1920.
Sus primeras obras fueron autorreferentes en el sentido de las experiencias del amor y la nostalgia que iba experimentando, para luego pasar a una etapa más social, en la cual pudo darse cuenta de los cambios en su entorno, de los miles de trabajadores del salitre cesantes, de la lucha empresarial y de las reivindicaciones sociales, junto a entrar en esta esfera rápidamente se insertó en la vida política, siendo nombrado en el año 1927 Cónsul de Chile en Birmania, siendo esta una puerta al mundo para poder tener una mayor red de contactos y poder posicionar sus ideales de justicia social.
Fueron innumerables sus obras, según la crítica su máxima la obtuvo con “Residencia en la Tierra”, libro escrito en sus viajes por Oriente y Europa. Pero no se pueden olvidar obras llenas de sentimientos como “España en el corazón”, escrita en 1937, en la cual recoge sus vivencias en España en el entorno de la Guerra Civil.
En el año 1945 fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura, luego en el año 1965 recibe el grado de Doctor Honoris Causa en la Universidad de Oxford, para luego en 1971 recibir el Premio Novel de Literatura, transformándose en el tercer latinoamericano en obtener tan alta distinción.
Pablo Neruda, muere en la Clínica Santa María el 23 de Septiembre del año 1973, doce días después del Golpe de Estado y muerte de su amigo Salvador Allende, debido a supuesto cáncer a la próstata.
En el año 2011, el Partido Comunista presentó una querella criminal en contra de aquellos que resulten responsables de la muerte de Pablo Neruda, querella fundada en los dichos de un antiguo chofer del poeta de nombre Manuel Araya, quien mencionó que éste fue envenenado.
En abril del año 2013, sus restos fueron exhumados con la finalidad de realizar una investigación por la supuesta intervención de terceras personas en su fallecimiento, siendo trasladados sus restos mortales al Servicio Médico Legal de Santiago.
Este domingo 24 de abril del 2016, tres años después de su exhumación sus restos serán entregados por el Servicio Médico Legal y trasladados hasta el Salón de Honor del Congreso, para luego el día martes ser sepultado definitivamente en su casa en Isla Negra.
Por: Pablo Toledo Aceituno
Administrador Público / MBA  Alumno del programa de Doctorado en Administración de Empresas – www.pablotoledoa.cl.