Inicio Noticias Internacional Mujer es condenada a 30 años de prisión por parir un bebé...

Mujer es condenada a 30 años de prisión por parir un bebé muerto

Compartir

La justicia salvadoreña la ha acusado de asesinato pero Amnistía Internacional pide su liberación.

Teodora del Carmen Vásquez estaba embarazada de 9 meses cuando empezó a sentir un intenso dolor en el vientre. Llamó rápidamente a urgencias y antes de que los servicios sanitarios llegaran, rompió aguas y empezó a sangrar profusamente. En unos segundos se desmayó. Cuando recobró el conocimiento, estaba rodeada de policías. Había parido a un bebé muerto pero la policía la acusó de asesinato e intento de aborto. Se la llevaron detenida en aquel mismo momento. No fue hasta varias horas después que recibió la atención médica urgente que necesitaba.

Cuando recobró el conocimiento, estaba rodeada de policías. Había parido a un bebé muerto pero la policía la acusó de asesinato e intento de aborto. En aquel momento, Vásquez tenía 24 años y era madre de otro niño que había tenido con 20. Durante su embarazo no pudo asistir a los controles médicos básicos ya que no tenía suficientes recursos económicos. La joven salvadoreña vivía con sus padres y su hijo y trabajaba con un horario de 6 de la mañana a 9 de la noche.

Tras un juicio exprés en el que no tuvo una buena defensa porque no se la podía pagar, fue condenada a 30 años de prisión por asesinato.

En El Salvador, el aborto es considerado delito en cualquier circunstancia, incluso si el embarazo es consecuencia de una violación, incesto o supone un riesgo para la vida de la madre. Pero Vásquez no abortó. No cometió ningún delito.

“Amnistía Internacional ha comenzado una campaña de recogida de firmas para pedirle al Ministro de Justicia de El Salvador que libere inmediatamente a Vásquez al considerar que no tuvo un juicio digno.”

Ella esperaba el bebé, deseaba al bebé. Estaba feliz por haberse quedado de nuevo embarazada y le había pedido a su hermana que cuidara de él cuando naciera para que ella pudiera seguir trabajando. Incluso había comprado juguetes y ropa para el niño. Sin embargo, según su hermana Cecilia Vásquez de Ramos, durante el juicio ni siquiera se le dio la oportunidad de declarar estos hechos ante el jurado.

“En El Salvador, el aborto es considerado delito en cualquier circunstancia, incluso si el embarazo es consecuencia de una violación, incesto o supone un riesgo para la madre.”

Junto a Vásquez, más de 250 mujeres han sido denunciadas en El Salvador por aborto entre 2000 y 2014. De ellas, 147 han sido procesadas y 49 condenadas, 26 por asesinato y 23 por aborto. Actualmente, Vásquez lleva 8 años en prisión. Su hijo, que ya tiene 12 años, solo puede ir a visitarla una vez al año ya que el viaje hasta la cárcel le sale demasiado caro a la familia. Amnistía Internacional ha comenzado una campaña de recogida de firmas para pedirle al Ministro de Justicia de El Salvador que libere inmediatamente a Vásquez ya que considera que su condena fue totalmente injusta y ni siquiera tuvo un juicio digno.

Fuente:playgroundmag.net