Compartir

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (Darpa) estadounidense ha logrado que un hombre que llevaba diez años paralizado haya podido recuperar el sentido del tacto gracias a una prótesis de mano robótica.

Para ello, electrodos de la prótesis fueron conectados al sistema somatosensorial y la corteza motora del cerebro del paciente, de 28 años,permitiendo que este pudiese controlar la mano con el pensamiento y sentir cuando los dedos de la prótesis se tocaban entre ellos.

Esto es posible gracias a que los sensores de presión situados en los dedos mandan señales eléctricas que imitan la sensación del tacto a un chip situado en el cerebro del paciente.

Según Darpa, el paciente acertó con prácticamente un 100 por cien de precisión qué dedo mecánico estaba siendo tocado teniendo los ojos vendados. Según el propio paciente, la sensación era la misma que si tocaran su propia mano.

“En un determinado momento, en vez de apretar un dedo, el equipo decidió apretarle dos dedos sin decírselo. El paciente respondió riéndose, preguntando si alguien estaba intentando tenderle una trampa. Ahí fue cuando supimos que las sensaciones que percibía a través de la mano robótica eran prácticamente naturales”, dice Justin Sanchez, responsable del programa, en la página web de la Darpa.

Se trata de la primera vez que un humano puede “sentir” el tacto en unos dedos protésicos, lo que, para Sanchez, implica un gran avance en la biotecnología.

“Sin feedback de señales dirigidas al cerebro puede ser dificultoso adquirir el nivel de control necesario para realizar movimientos precisos. Conectando un sentido del tacto de una mano mecánica directamente al cerebro, este trabajo muestra que existe el potencial para alcanzar una restauración biotecnológica de las funciones naturales prácticamente perfecta. Hemos completado el circuito”, dice.

El avance forma parte del programa Revolutionising Prosthetics de la Darpa, que trabaja para restaurar el movimiento de tetrapléjicos, amputados y cualquiera que necesite una extremidad funcional, particularmente los centenares de soldados heridos en combate.

Fuente: playgroundmag.net